domingo, 9 de abril de 2017


Desde mi corondel: La Valencia faraónica del S. XXI



Agustín Ferrer Ortiz

La historia de los políticos actuales y parece que de forma especial en Valencia, es la de querer pasar a la historia no por sus buenas acciones y gestiones políticas, que ya se ven inexistentes ante su corta capacidad para ello, sino por sus obras magnas al más puro estilo faraónico.

La prueba la tenemos a lo largo de la historia más reciente de Valencia. Por ejemplo, Joan Lerma se empeñó a como diera lugar a construir el Palau de la Música, después llegó el PP de Zaplana y comenzamos con la Ciudad de las Ciencias y las Artes (obras algunas de ellas aún inacabadas o incompletas en su entorno) y ahora llegan los de Compromís con su rodillo y por las bravas nos colocan en la capital un anillo ciclista que ríete tú de cualquier otro que hayas visto, por cierto, yo que he viajado bastante, no he visto ninguno así en ninguna capital europea, a no ser que los hayan hecho ahora, pero lo que si se, es que esta magna obra que se realiza sin estudios previos, sin consultas a nadie de las partes más interesadas, sino porque lo ordeno y mando del “César” Giuseppe Grezzi, concejal de movilidad del Ayuntamiento de la capital del Turia, nos va a costar algo bastante más del millón de euros para una población ciclista que no supera el millar.

Valencia actualmente se ha convertido en una ciudad caótica, ya lo era, pero en estos momentos se ha dado solución innecesaria a algo trivial y sin urgencia mientras las carencias para hacer una Valencia más fluida y rápida, con más estacionamientos, en vez de quitar, sigue pendiente hasta que algún alcalde inteligente demuestre cordura y no se deje llevar por la sinrazón de la pedantería, el rencor y la soberbia como es el caso de Joan Ribó que lleva ya dos años mirando su ombligo y sus razones políticas ante que mirar por las necesidades y el bienestar de unos ciudadanos a los cuales se supone representa él y su equipo de incompetentes concejales apoyados por otros cortos de miras políticas.

Valencia no es una ciudad con una urgente necesidad ciclista si bien está que se use ese medio para reducir ruidos y la contaminación como se hace por toda Europa, pero hay que hacerlo de forma equilibrada, por ejemplo Alemania y Holanda principalmente, que además respetan al ciento por ciento al resto de conductores o viandantes, no como sucede en Valencia donde además se les ha dado una prioridad que convierte al ciclista en un arma peligrosa ya que pueden circular por donde quieran y como quieran y así lo estamos comprobando en el día a día que pese a tener carril bici siguen rodando son educación alguna por las aceras de la ciudad, lo que no deja de ser un verdadero peligro para la gente mayor y los niños a quienes se les está usurpando su espacio mientras la Policía Local se encuentra atada de manos por la incompetencia del edil enfrentado ahora a la responsable de Policía Local y primera teniente alcalde Sandra Gómez que es a la razón la única que está demostrando algo de cordura en todo este desaguisado que ha dejado Valencia a los pies de los caballos por una obra faraónica, pues es incomprensible que las vías rápidas de la ciudad se conviertan en embudos caóticos como es los alrededores de las Torres de Serranos o la calle Colón en horas punta y como respuesta por parte del ayuntamiento los ciudadanos obtienen insultos y/o desprecios así como desplantes porque es la única arma argumental del alcalde y del edil de esta competencia.

Nunca he sido partidario de obras de este calibre si antes no se solucionan las primeras necesidades de una ciudad y de unos ciudadanos que son primordiales lo que conlleva a grandes gastos que nos vemos obligados a amortizar con subidas de impuestos que merman la calidad de vida de la personas y deja a la ciudad con una imagen irreal de lo que realmente es o de lo que realmente está sucediendo porque ¿alguien considera que era tan necesario la magna obra de la Ciudad de las Ciencias, tener en Valencia un Palacio de Congresos y un Palau de la música que tienen que competir como rivales para tener trabajo y público y que hemos pagado los ciudadanos? Hubiera sido más lógico fomentar teatros con reformas apropiadas para aumentar la capacidad de público y la seguridad de los recintos. En fin, esto es hablar por hablar porque sabemos cuál es la respuesta de unos políticos que se creen dioses o faraones pero que lucen más por su incompetencia y dejadez que por su calidad profesional y su falta de respeto hacia los ciudadanos valencianos.

lunes, 12 de diciembre de 2016


Mi opinión: “La Unesco, Las fallas y Rita Barberá”
Por Agustín Ferrer Ortiz.-

 
Valencia está triste, Valencia está feliz y Valencia está de enhorabuena y todo eso ha sucedido en el plazo tan breve que da una semana, que dan siete días que pasarán a la historia de la Comunidad Valenciana y será una página importante en la historia de España. El pueblo valenciano, en cada uno de sus rincones de la provincia de Valencia ha estallado en júbilo y alegría con tan prestigiosa noticia que da más prestigio aún si cabe a una fiesta internacionalmente conocida de norte a sur y este a oeste del globo y todo conseguido gracias al esfuerzo y tesón de una mujer apoyada y aplaudida por el mundo fallero que le daba oxigeno para alcanzar lo que hoy es una realidad.
 
Cinco años de lucha para que la UNESCO reconozca las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, ha sido por fin gracias al esfuerzo de colectivos, personas y entidades valencianas que a lo largo de este tiempo han seguido bajo el deseo de Rita Barberá, las instrucciones y apoyos oportunos para conseguir esta gran meta como ya pasara hace veinte años cuando el edificio de La Lonja de Valencia fuera igualmente declarado PIH y también cabe destacar la gran labor de Mayor Zaragoza gran impulsor de este proyecto
No es de recibo que quienes ahora están gobernando el Ayuntamiento de Valencia o el Consell, quieran ahora atribuirse unos méritos que no les corresponden, que quieran ser abanderados del éxito y ponerse medallas que no les han sido otorgadas y de las que nunca serán merecedores cuando precisamente ellos, los de la coalición Compromís ha sido la que más zancadillas ponía para que este barco llegara a buen puerto y es que señores, en política no todo vale aunque sea eso lo que ustedes creen o aunque sea la política que  a ustedes les gusta hacer, amén además de apropiarse de méritos ajenos. Solo hay que recordarles aquellas manifestaciones en Fallas bajo el balcón del Cap i Casal con el lema de “Intifada” promovido por este grupo político que odia todo lo valenciano, nuestra lengua, nuestra cultura, raíces y señas de identidad con el único propósito de meternos en un mundo salvaje llamado Països Catalans que ni siquiera tienen fundamento ni lógica socio-político-económica.
Por eso el pueblo valenciano debemos ahora defender a capa y espada aquello que nos ha dejado en herencia nuestra alcaldesa, aquello a los valencianos nos llena de gozo y alegría como son las Fallas y no permitir que las injerencias políticas de quienes ahora quieren manipular y contar mentiras en los canales de televisión próximos a sus ideas cuentan de Rita Barbera y de su labor por Valencia a lo largo de sus veinticuatro años de alcaldesa. Por eso que las Fallas como otras tantas fiestas valencianas de nuestra geografía sean reconocidas por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial debe ser siempre la mejor tarjeta de presentación de nuestra cultura contra el afán de quienes quieren ocultarla o manipularla e incluso hasta anularla por completo como están pretendiendo Podemos, Compromís o incluso los del PSPV-PSOE que obtiene como único mérito ser un partido vendido a los ideales de los radicales de izquierda.
Por suerte, nuestro pueblo está compuesto por gentes agradecidas, por gentes inteligentes que aman lo suyo, que defienden lo suyo y lo viven como si lo tuvieran tatuado en sus cuerpos y esas gentes luchadoras son las que junto con Rita Barberá, junto con todas las entidades y personas sumadas a este proyecto han hecho posible que las Fallas tengan el mejor escaparate en la historia de la cultura. Por eso tampoco podemos caer en las provocaciones que se vienen lanzando desde esas direcciones radicales, provocaciones de intifadas bajo balconadas con insultos y menosprecios porque nuestra inteligencia, nuestra capacidad de tolerancia debe servir para demostrarles que simplemente ellos, no son nada, no son nadie.
 
Y si, escribir este artículo me ha movido el corazón, lo he escrito desde el amor a mi tierra, desde mi pasión por las fallas y lo que es más importante, desde la amistad que a mi familia y a la de Barberá, debido a que nuestros padres fueron comunes compañeros de profesión y amigos por naturaleza. Por eso mi corazón está como valencia en Fallas, "anses en flames" pero por la emoción y la alegría, por la buena nueva para nuestra tierra y porque sin duda es lo que más disfrutamos los valencianos.
Vixca Valençia, Vixca les Falles, Vixca la UNESCO y siempre, siempre… Gracias Rita.

viernes, 25 de noviembre de 2016


Desde mi balcón: “Violencia de género. Ni una víctima más”

 
Por Agustín Ferrer Ortiz
Hoy es 25 de noviembre y en esta fecha desde los últimos años venimos celebrando el Día contra la violencia de género, que por desgracia está demasiado arraigada en el carácter español y no dejamos de ver día tras día algún acto violento contra las mujeres en su mayor porcentaje, mujeres que su único pecado ha sido amar a sus esposos, novios o compañeros íntimos con el propósito de ser felices.
Todos los años nos manifestamos para expresar nuestra repudia, gritar por los derechos de las mujeres y el respeto a la libertad, pero todo eso no sirve de nada si simplemente queda en esos buenos propósitos y meros parches políticos y sociales que no frenan al agresor en la medida que corresponde porque para ello, es urgente y necesario cambiar muchas leyes que realmente sean efectivas y castiguen justamente y con dureza a esta clase de delincuentes, porque merecen penas duras y concretas, castigos ejemplares para que la futura sociedad sea más justa y respete como corresponde a sus semejantes sean del sexo que sean o de la condición sexual que sean y por ello es por lo que debemos luchar en las manifestaciones no sólo el 25 de noviembre de cada año, no cada vez que guardamos unos minutos de silencio cada vez que se comete un atroz asesinato, sino día a día, para que las leyes se apliquen como corresponde, para que la justicia actúe con la dureza que corresponde a estos cosas.
La sociedad debe ser exigente en sus demandas a nuestros políticos para que aquellas leyes que se promulguen sean duras y se cumplan íntegramente porque no es de recibo que estos elementos criminales pasen por las celdas una corta temporada, salgan a la calle y en algunos casos sean hasta reincidentes, mientras que los muertos ya no pueden alzar la voz ni esgrimir un breve y tembloroso llanto de súplica. Pero es difícil escribir cuando hay tanta mezquindad política porque algunas fuerzas políticas, especialmente de la izquierda quieren erigirse como los únicos valedores de los derechos contra la violencia de género como si tuvieran patente de corso y se les hace la boca agua cuando luego observamos que sus palabras solo son como un sermón en el desierto mientras miles de mujeres mueren al año y son ya muchas, demasiadas para que solo esgrimamos simples palabras y no pasemos a los hechos de forma contundente.
Mientras no cambie la situación y todos los partidos políticos se pongan de acuerdo en una modificación de las leyes y nadie se quiera apuntar el tanto como medalla exclusiva, no conseguiremos que nada cambien y cada 25 de noviembre volveremos a salir a la calle a llorar por esas mujeres fallecidas, pero la culpa será de la cobardía política, no de una sociedad que pide cambio radical y unas penas justas pero duras y sin remisión en estos casos.
 Yo desde esta pequeña tribuna seguirá año tras año pidiendo lo mismo porque en mi entender es lo apropiado, lo decente y lo justo porque la mujer es el ser que más respeto debe merecernos porque de ella nacemos y ella nos cría.

martes, 18 de octubre de 2016


Desde mi opinión: El Gürtel es pasado… No, no lo es



Por Agustín Ferrer Ortiz.-
Desde que existe la política y yo me atrevería a decir que incluso antes ya en épocas prehistóricas, existe la codicia, la avaricia y por tanto la corrupción y es que el dinero fácil, el que no cuesta de ganar y que llega a manos llenas desde los bolsillos de los ciudadanos ricos o pobres, es un manjar fácil de obtener sin grandes esfuerzos, lo malo es que en esta España del Siglo XXI la corrupción es la primera palabra que nos encontramos en todo aquello que leemos y llega a nuestras manos o escuchamos en los medios de información, llegando a ser hoy por hoy, el país más corrupto por encima de cualquiera de los latinoamericanos o asiáticos.

Y dice el Gobierno de Mariano Rajoy que el Gürtel es pasado y que no debe influir en los votantes en caso de una más que seguras terceras elecciones a tenor de las broncas internas entre el “no” y la “abstención” dentro del Partido Socialista y puede que tengan razón porque lo que está claro es que el votante del Partido Popular es de un nivel socio-cultural bastante elevado con un buen coeficiente de inteligencia y sabe leer entre líneas lo que realmente necesita España y la prueba está en que cada vez que ha gobernado el PP, España ha sido productiva pese a los recortes (que también comenzó Zapatero) promovidos y ordenados por Europa y no por mor de deseos partidistas como pretende hacer creer la cada día más caduca izquierda radical española.

Pero por desgracia no es pasado, el Gürtel, como la trama de los EREs u otros tantos casos de corrupción no son pasado porque todos los partidos políticos han metido la mano en la hucha del ciudadano, que son nuestros impuestos, para enriquecerse de forma ilícita, abusiva, descarada e insultante y eso por desgracia es algo que el ciudadano no debe ni puede olvidar porque es la única manera de tratar que no vuelva a repetirse y una cosa es que sea pasado que no lo es y otra que pueda influir en un referéndum que no creo sea el caso, ya que aún queda tiempo y hay otros partidos que por mucho que quieran hablar de la corrupción en el PP, tienen causas que aclarar ante la justicia o dineros procedentes de cuentas y países extraños para alimentar campañas políticas de desestabilización social.

Sin duda la corrupción ha sido el gran telón de Aquiles de los principales partidos políticos lo que ha propiciado la aparición de algunos extremistas o que cierta izquierda algo moderada y dormida, haya cambiado su actitud volviendo a los anales históricos que llevaron a España al gran desastre, algo que hoy por hoy no llegaran a conseguir por mucho que el radicalismo podemita se empeñe en ello y sumir el país bajo la nube negra del terror y el fascismo rojo al más puro estilo chavista-bolchevique y está claro que una forma de atajar la corrupción es expulsando a los mismos de cada partido sin posibilidad de volver a ocupar cargos ni de barrendero, pero también es preciso otras leyes o normas que hagan más riguroso los castigos a quienes comenten estas tropelías indignas que denigran la política española.

En definitiva, ni el Gürtel, ni los EREs, ni cualquier trama de corrupción de cualquier partido, ni siquiera la recepción de dinero de cualquier país extranjero para que alguna fuerza política pueda dedicarse a desestabilizar la nación y el estado de derecho pueden ser olvidado, porque la impunidad del olvido conduce a que los hechos se sigan repitiendo y la criminalidad política debe ser perseguida hasta las últimas consecuencias caiga quien caiga. Y no caigamos en la retórica del tú más o de que el PP es el partido más corrupto como pretende hacer creer la izquierda radical ante la impotencia de poder gobernar, porque esa izquierda tiene mucho que callar cuando esconde la corrupción del verdadero partido más corrupto con la malsana intención de intentar ocupar algún sillón ministerial que nunca les llegará.

sábado, 15 de octubre de 2016


Desde mi opinión: “Valencia la mar de sucia”



Por Agustín Ferrer Ortiz.-

Ya es una constante desde que Joan Ribó llegara a ocupar junto con su séquito de Compromís, el Cap i Casal de nuestra ciudad, que los ciudadanos eleven sus protestas a través de todos los medios posibles, especialmente las redes sociales y quejarse a diario de lo sucia que se encuentra lo que siempre había sido la “ciudad de la luz y del color”. Y quiero recordar aquella ocasión en que fuimos galardonador con la escoba de oro por ser una de las ciudades más limpias, solo que hoy en día nos darían el recogedor de plástico dorado para recoger toda la basura que hay por nuestras calles gracias a la dejadez municipal.

Y es que cuando caminas por cualquier calle, no dejas de tropezar con innumerables excrementos gatunos y caninos y creo que incluso de algún ínclito con principios bastantes ausentes en cuanto a conducta social se refiere, entre muchas cosas más puesto que hay una plaga humana compuesta por diversas nacionalidades especialmente rumanos, pakistanís y gitanos que se dedican a vaciar los contenedores en busca de elementos que puedan posteriormente vender en casas de empeño tan de moda ahora en España tras los programas americanos televisados. Y ni que decir tiene cuando te vas alejando hacia la periferia es cada vez peor, calles infestadas de basura, orines y defecaciones, contenedores con la basura y utensilios inservibles por derredor del contenedor totalmente esparcidos por doquier, y cómo no, los olores insoportables que hacen que algunas calles o callejuelas sean intransitables.

Es una lástima que aquellos que querían cambiar Valencia, efectivamente lo estén haciendo pero para mal, porque el señor Ribó y su equipo no son precisamente el ejemplo de buena gestión y aún no llevan un año, así como el caos en movilidad por parte del concejal Giusseppe Grazzi, lo que realmente convierte esta ciudad en un verdadero desastre urbano, con cambios incomprensible que en vez de ayudar a mejorar la vida del ciudadano, la está día a día complicando por la incompetencia de quienes no saben gestionar su trabajo o por mor de unos asesores aún más incompetentes y los valencianos no merecemos un gobierno municipal que piensa más en su finalidad catalanista, en sus políticas basadas en el odio, que en lo que realmente debe hacer un político, ser decente con el ciudadano y trabajar para él, porque la higiene política debe estar por encima de todo, pero esa carencia es muy frecuente en ciertos sectores políticos valencianos. Yo entiendo que alguien que viene de Italia, acostumbrado al caos circulatorio de Roma u otras urbes de aquel hermoso país, entienda que aquí pasa lo mismo o se puede aplicar el mismo sistema caótico pero no señor, esto no es una república bananera donde impera el desmadre y el descontrol, sino la inteligencia y la educación señor mío, así como el respeto a los conciudadanos y es algo que debería saber cómo se supone que es un buen europeo.

Es una vergüenza que el turismo se lleve una impresión pobre de una Valencia indecente. Tan solo el centro de la ciudad y no mucho queda salvado de esa mala imagen que estamos ofreciendo, pero les aseguro que si visitan alguna zona, como la que yo resido, que hay varios hoteles y queda alejada del casco urbano, podrán observar la suciedad existente y son hoteles de cuatro estrellas, son zonas donde hay varios colegios y francamente es una indecencia tener un alcalde que se comporta como  alguien a quien no le importa más que su sillón, el sobre opulento a final d emes y colocar a sus amistades e incluso concejales que dudo hasta tengan la calidad suficiente para ocupar los cargos que ostentan.

Definitivamente, el abandono de la ciudad por parte de Joan Ribó y su equipo, es comparable al de Madrid y resto de ciudades gobernadas por radicales que miran más sus propios intereses que el beneficio para los ciudadanos porque saben perfectamente que su tiempo está calculado en una legislación, incluso en menos tiempo porque estoy convencido de que no soportarán la presión de cuatro años mal gestionando sus ciudades y en el caso de Valencia, la presión es tremenda más cuando el odio entre político y ciudadanos viene siendo mutuo.

No queda más que exigir a Ribó que deje sus pamplinas y mediocridades políticas de baja estopa y se dedique realmente a lo que tiene que hacer que es gobernar la ciudad para la ciudad y los ciudadanos, buscando lo mejor para estos y no mirando su ego ya de por sí extremadamente exagerado y salir de su burbuja y cumplir las promesas que durante su larga etapa en la oposición hacía y que debe cumplir en un tiempo mínimo, porque dentro de tres años, o le veremos regresar a Tarragona (su casa) o sentarse nuevamente en el banco de oposición y es que aún le queda algo de vergüenza torera.

 

martes, 11 de octubre de 2016


Desde mi corondel: Un 9 d’Octubre anti NAZI-onalista
Por Agustín Ferrer Ortiz



Cientos de valencianos se congregaron este pasado domingo para celebrar el día de la tierra valenciana, de la Patria valenciana de una forma muy especial ante el primer año de gobierno municipal de Compromís y su responsable al frente del Cap i Casal, Joan Ribó y la plaza del Ayuntamiento era un hervidero de valencianos de corazón, ansiosos de ver su más preciado símbolo, ese que nos identifica como Reino porque además no se inclina ni para ser bajada desde el balcón principal de la casa consistorial, la Senyera, la Real Senyera que Jaume I nos otorgara junto con los Fueros que deben regir nuestro destino.

 Los valencianos, aquellos que sienten con fervor sus tradiciones, sus señas de identidad, su cultura, su idioma y su bandera no quisieron perder la oportunidad de expresar la opinión que el alcalde comunista-radical-extremista y tarraconense que nunca valenciano, les merece, por ello a lo largo del recorrido desde que salió del Ayuntamiento, los gritos de “Ribó dimisión” fueron constante pese a las medidas de seguridad que el Ayuntamiento mantuvo para estar alejados de la muchedumbre, pero se podrán parar los cuerpos, pero jamás podrán callar las voces y en esta ocasión los ciudadanos no dejaron de abuchearle a el y a todo el séquito extremista de Compromís cuyo objetivo es vender nuestra tierra al catalanismo ruin, falso e inexistente de los Països Catalans, burda mentira en la que creen ciegamente los incultos nacionalistas valencianos amparados bajo un manto de analfabetismo histórico.

Y ya es la segunda vez, puesto que justo se está celebrando el  aniversario de la llegada al poder de estos radicales que están gobernando gracias a un tripartito despiadado y lleno de odio hacia la derecha y con la aprobación de un partido, Ciudadanos, cuya ubicación en la historia política valenciana será una simple página en algún ilustre libro que pronto la sociedad olvidará, porque no se puede estar con una mano pidiendo a Dios y con la otra rogando al diablo y así es como actúa el partido de Albert Rivera en toda España, buscando el sol que más calienta para poder tener una pequeña relevancia en la historia. La suerte es que serán antes de lo pensado y estoy convencido de ello, las urnas la que vuelvan a colocar a cada uno en su lugar y tanto Podemos, como Compromís se verán relegados a la oposición, lugar que les corresponde y donde solo tendrán el derecho al pataleo, lo malo es que hasta que llegue ese momento, el daño que harán en el Reino de Valencia, será terrible y ello me traslada a las épocas catalanistas, aquellos inicios catalanistas de Joan Lerma y del PSPV-PSOE casados con las políticas de CiU y que poco a poco el Partido Popular ha ido atajando sin eliminar lo que ya había instaurado el nacionalismo catalán.

Otra nota interesante es ver que el portador de la Real Senyera, pese a ser de Ciudadanos, es un valenciano de bien, un hombre honesto que realmente está por la labor y defensa de las señas de identidad y es de agradecer que Fernando Giner soportara con orgullo el peso y la responsabilidad de portar nuestro símbolo de unión, el manto que cubre al pueblo valenciano y no tuviéramos que volver  a ver como Joan Ribó portaba la misma con la cara gacha como avergonzado, pero sepa que los realmente avergonzados somos los valencianos por tenerle a él de alcalde, indigno representante de nuestra mayor institución y que regala nuestro dinero a asociaciones claramente pro catalanistas o asociaciones que son el símbolo del catalanismo en nuestra comunidad.

Francamente, estoy deseando que pasen rápido estos tres años que quedan de gobierno radical nazi-onalista y que el pueblo valenciano nuevamente pueda ser libre y cantar con orgullo “Pero ofrenar noves glories a España”, porque un pueblo libre, es un pueblo contento, es un pueblo feliz y dichoso que defiende con amor y orgullo sus señas de identidad y nunca bajo la tiranía política de quienes quieren amordazarnos con propuestas absurdas radicales como es el independentismo y la obediencia al separatismo catalán.


miércoles, 5 de octubre de 2016


Desde mi corondel: El PSOE se empeña en el suicidio



Por Agustín Ferrer Ortiz.-

Hace unos días asistimos a un bochornoso espectáculo protagonizado por un personaje que por su ego mantuvo secuestrado a su propio partido y hablo en clara alusión de Pedro Sánchez y del PSOE por su afán en querer ser Presidente de Gobierno de España cuando las urnas no le habían otorgado esa posibilidad, pero ya sabemos cómo funciona todo esto en nuestro país y habría que ver hasta qué punto deberíamos cambiar algunos puntos de la Constitución, especialmente en lo tocante a que debería gobernar la lista más votada que es en definitiva lo que elige la mayoría de los ciudadanos cuando no existe una mayoría absoluta.

España y los españoles no nos merecemos tener una casta política de tan baja clase y escasa catadura política, por no decir moral, donde primen más sus intereses personales y de partido, antes que el de los ciudadanos que es al fin y al cabo a quienes representan. Tampoco nos merecemos el espectáculo dantesco y deprimente donde hasta sujetos de otras formaciones se permitían el lujo de increpar a unos políticos que en aquel instante tenían una obligación, que era salvar la democracia y esta se salva apartando del cargo a los tóxicos y a aquellas otras fuerzas marxistas-chavistas-bolivarianas que quieren hacer de España su cortijo y me refiero a Izquierda Unida y Podemos empeñados en meterse encamisa de once varas y concretamente en Pablo Iglesias amenazando con romper pactos con el PSOE si no se hacen las cosas a su modo, es decir acatando sus órdenes al estilo “madurista”.

Ahora el PSOE se debate aún en mantenerse fraccionado, partido en dos, entre los que desean la abstención y los del no, más aquellos que dicen no a Rajoy y no a unas terceras elecciones, algo que es un sinsentido o ganas de perder el tiempo por un grupito de elementos con falta de cordura y corta inteligencia, lo que sin duda está llevando a este partido al suicidio porque están ignorando lo obvio y es que es más fácil votar una abstención (olvidando a Podemos) y permitir una gobernabilidad necesaria para España y controlar desde la minoría junto con Ciudadanos a un Gobierno sin mayoría durante dos o tres años, tiempo suficiente para que el PSOE se pueda recomponer y entonces ya entrar de nuevo en unas elecciones que desemboquen en una nueva legislatura gobernada por el PSOE o por el PP con suma tranquilidad y minando a los extremistas radicales que en nada benefician a España.

Lo que está claro es que Pedro Sánchez junto con Zapatero ha sido el peor cáncer que ha podido sufrir este partido y ya sabemos que esta enfermedad por desgracia es muy difícil de combatir, pero hay casos en los que se consigue erradicar y ahora es el momento del PSOE para poder hacerse con el control d ela enfermedad y sanarse por el bien de España, de la sociedad y de los propios votantes socialistas que no merecen ser testigos de una gerra por odios y miserias tan encarnizada como la protagonizada por Sánchez y su desfachatez al “no es no”, “no a Rajoy” y “no a terceras elecciones” cuando sabía perfectamente que las tres NO eran totalmente incompatible y su corta mira política y su ego no le dejaban ver más allá en el horizonte del futuro y le llevó a su propio suicido tras el secuestro de su partido y de la democracia.

La gestora del PSOE en estos momentos tienen un difícil camino que andar hasta que se consiga un equilibrio que les lleve a una refundación de la izquierda más asedada que es el socialismo sin odios viscerales en sus filas como estamos viendo protagonizado y que ha calado gracias al “pedrismo” insolente e innecesario en estos dos últimos años y sin en breve no optan por una unidad de partido, una unidad de ideas y un plan para un muy cercano futuro, el descalabro final será el suicido hasta el extremos que las mareas radicales podrían absorber al PSOE haciéndolo desaparecer como ya está pasando con Izquierda Unida que ya importa menos que un cero a la izquierda y se cogen a un flotador pinchado.

En fin, que tan solo queda esperar acontecimientos a corto plazo y saber si antes del 31 de este mes de octubre podremos tener un gobierno estable o por el contrario el Rey Felipe VI tendrá que convocar elecciones generales para que el Partido Popular pueda obtener una mayoría holgada y pueda gobernar junto con Ciudadanos si no consigue, que todo es posible, una mayoría aplastante que también sería bueno para España y para frenar las ambiciones de Pablo Iglesias y su locas ideas chavistas que en nada podrían beneficiarnos.

Señores del PSOE, como se dice en el argot taurino; “Valor y al toro”, porque lo peor que le podría pasar a este formación es que Sánchez se presentara a unas primarias y las ganara como algunos desean, porque esos radicales cargadas sus mochilas de odio quieren volver a aupar a quien llora por los rincones de Ferrnaz lo que no supo defender como político ni como hombre.